Heinz Hall, el hogar de la Orquesta Sinfónica de Pittsburgh

Pocos edificios hay en Pittsburgh que sean tan emblemáticos como la actual sede de la Orquesta Sinfónica de la ciudad, el Heinz Hall. Un edificio que ha sido fundamental para relanzar la economía y la cultura de la localidad, el cual lleva albergando relatos eroticos conciertos y todo tipo de eventos desde principios de los años setenta del siglo pasado, que ha recuperado todo su esplendor gracias a la renovación acometida a lo largo del 2015.

Pasemos a conocer un poco mejor a conocer rica historia de este teatro, el cual que cambió de nombre para homenajear al hombre que se convirtió en su principal benefactor: Henry J. Heinz II.

Heinz Hall

Heinz Hall, el hogar de la Orquesta Sinfónica de Pittsburgh

La historia del actual Heinz Hall arranca a finales de los años veinte del pasado siglo, cuando el millonario Marcus Loew contrató a los arquitectos Rapp & Rapp para construir un nuevo teatro en el espacio ocupado por el Hotel Anderson. Un espacio diseñado en principio para servir como sala de cine, el nuevo edificio era de tal belleza y lujo, que muchos lo comparaban con los mejores sexo gratis teatros de ciudades tan importantes como Nueva York o Chicago.

Tras casi cuarenta años entreteniendo a varias generaciones de norteamericanos, el Teatro Penn se vio obligado a cerrar sus puertas ante la falta de público y fondos suficientes que garantizaran su correcto mantenimiento en 1967. Casi a punto de desaparecer para dejar su hueco a un aparcamiento, el antiguo Teatro Penn, fue rescatado por la Orquesta Sinfónica de Pittsburgh, la cual estaba buscando un nuevo hogar que se adaptara mucho mejor a sus necesidades. Tras estudiar el proyecto y ver que era un edificio que tan solo necesitaba una serie de reformas, Henry J. Heinz II y Charles Denby, decidieron adquirir el fabuloso teatro y convertirlo en un centro para difundir la cultura.

Tres años más tarde y tras invertir 10 millones de dólares, el nuevo Heinz Hall de las artes escénicas estaba listo para ser utilizado. ¿En qué se diferenciaba este de anterior edificio? Estructuralmente en casi nada, ya que estaba tan sólidamente construido que se decidió conservarla en su totalidad. El único cambio significativo de su fachada principal, es el traslado de la puerta principal hacia el lugar que ocupaba la antigua tienda de café, aprovechándose la original para crear un gran ventanal.

Heinz Hall

Además del cambio de ubicación de la puerta, para adaptarse mucho mejor a sus nuevos habitantes, se construyó en la parte de atrás una nueva ala con cinco pisos de altura en la que se situaron cosas tan importantes para una orquesta como: vestuarios, una biblioteca musical y varias salas de ensayos para las diferentes secciones de la orquesta.

Finalizada su construcción y por el lógico paso del tiempo, el Heinz Hall ha ido sufriendo diferentes remodelaciones, entre las que destacan: una nueva ampliación en 1982, la cual se acompañó de la construcción de unos jardines junto al teatro, la renovación del equipamiento, escenario y la decoración a lo largo de 1995 y toda una serie de adaptaciones a los nuevos sistemas de seguridad, sonido y otros pequeños detalles de menor importancia realizados desde el 2009 hasta el 2015, que garantizan el que este vetusto teatro pueda ser disfrutado por la Orquesta Sinfónica de Pittsburgh por otros cuarenta o cincuenta años más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *